Pulsómetros, relojes inteligentes (smartwatch) y pulseras de actividad (smartband)

Si has llegado a esta página quiere decir que estás interesado en la medición de tu frecuencia cardiaca para controlar y/o mejorar el deporte que practicas. Hoy en día, los pulsómetros, los relojes inteligentes (smartwatch) y las pulseras de actividad (smartband) son los dispositivos que tenemos a nuestro alcance para conocer el trabajo que está desarrollando nuestro corazón a través de la cantidad de contracciones que realiza en un minuto.

En el mundo del deporte se lleva más de 40 años trabajando con la frecuencia cardiaca en el control del ejercicio físico y, aunque hay más métodos que funcionan y apoyan a éste, es una forma muy válida para dicho control.

 

Que es un pulsómetro

Es un dispositivo que permite determinar la frecuencia por minuto de las contracciones del corazón. Hay diferentes modelos y tipología, si nos centramos en los dispositivos llamados tradicionalmente pulsómetros, lo que tienen en común todos ellos es que constan de un emisor que realiza la medición y la transmite a un receptor, en el que aparece el valor instantáneo de la frecuencia cardiaca por minuto. Pero, como hemos dicho al principio, hay otro tipos de dispositivos que han implementado en su mecanismo la función de medición de dicha frecuencia cardiaca, estos son los relojes inteligentes y las pulseras de actividad, en este caso lo normal es que la medición y representación de dicho valor la realice el mismo aparato.

En función de las necesidades de cada uno de nosotros necesitaremos un pulsómetro u otro. Si ya las tienes claras, te aconsejamos que veas nuestras comparativas de los tres dispositivos, en caso contrario, continua leyendo el artículo para determinar cuales pueden llegar a ser.

 

Para que sirve un pulsómetro

Si quieres realizar cualquier ejercicio físico, en nuestro caso ciclismo indoor, de forma segura y motivante, si quieres llevar una progresión adecuada al objetivo que te marques con dicho deporte, el spinning en nuestro caso, es imprescindible que controles la intensidad del esfuerzo, así podrás realizar un ejercicio seguro y podrás progresar sesión a sesión.

En ciclo indoor como en cualquier otra actividad física, para controlar en nuestro cuerpo la intensidad que nos provoca cada pedalada según la música, la velocidad y los instrumentos que se están utilizando tenemos varias formas:

  • Perfección subjetiva del esfuerzo. Es una forma de controlar la intensidad sin ningún tipo de aparato de medición. En función de tus sensaciones, determinas la intensidad del esfuerzo en una escala hasta el 10, donde este último valor es la máxima intensidad que permite tu sistema muscular y orgánico y así, en función de la intensidad, puedes ir indicando en que valor de la escala estás. Aunque es un método perfectamente válido, es muy subjetivo, y esto le hace tener cierta inexactitud.
  • Vatios. Es un método muy en auge que se ha convertido en una forma muy interesante de medir la intensidad porque no depende de ningún otro factor. Solo tendrás que realizar un test de potencia y a partir de ahí podrás determinar las diferentes escalas de intensidad. Lo malo de este sistema es que para estar seguro que las mediciones son correctas tienes que realizar una importante inversión económica dado que los medidores de potencia tienen un precio elevado, además, los valores correspondientes a lo que realices en una bicicleta de ciclismo indoor no los puedes relacionar con tu bicicleta outdoor, sea la que sea, porque en función de la marca y tipología del dispositivo de medición utilizan métodos diferentes que hace complicada la comparación entre ellos y, además, esta dificultad de comparación se acrecenta al ser tan diferentes las condiciones de realización del ejercicio.
  • Pulsaciones por minuto. A nuestro modo de ver es la mejor manera de controlar tu intensidad, hay numerosos estudios que relacionan a la perfección la intensidad con las pulsaciones. Pero por supuesto, tiene sus peros. En función de factores ambientales o de factores orgánicos, estas pulsaciones pueden cambiar de un momento a otro dando ciertos errores, además, no se puede controlar la intensidad en esfuerzos demasiados cortos e intensos dado que tiene cierto retardo. Pero conociendo estos contras, es una manera perfectamente válida para controlar la intensidad del esfuerzo. (Si quieres saber más pincha en el siguiente enlace: Factores que modifican la frecuencia cardiaca.

Tipos de pulsómetros

En función de la forma de medir las pulsaciones hay dos tipos diferentes:

  • Con banda pectoral. Se trata de dispositivos que incluyen un accesorio a modo de correa pectoral cuya función es la de medir y transmitir las pulsaciones al receptor para que este las refleje en forma de dígitos. Contienen unos electrodos que, en contacto con la piel, identifican los impulsos de la contracción del miocardio y los emite de forma inalámbrica en forma de ondas a través de tecnología Bluetooth o ANT+. Es la mejor forma para medir tus pulsaciones haciendo deporte, pero si es cierto que no son tan cómodos como los de medición óptica.
  • De medición óptica. Se trata de dispositivos de muñeca que incorporan varios sensores ópticos. Esta tecnología se basa en una técnica llamada fotoplestismografía, que además de conseguir medir las pulsaciones, consigue monitorizar la oxigenación de la sangre. La medición se realiza a través de la cantidad de luz verde que es reflejada por nuestra piel. Detecta la cantidad de sangre que fluye por la muñeca en un instante determinado a través de la emisión de un haz de luz LED verde parpadeante cientos de veces por minuto y la posterior detección a través de unos fotodiodos sensibles a la luz de la cantidad de dicha luz verde que es reflejada por nuestra piel. De esta forma, determina la cantidad de sangre que está circulando dado que esta absorbe la luz verde y refleja la luz roja. Cuando hay una perfusión de sangre por el latido del corazón, el flujo arterial de la muñeca es mayor y por tanto la absorción de luz verde también. Otros dispositivos, además emiten una luz infrarroja para una segunda medición en segundo plano. Para la medición en el deporte no son tan exactos, si necesitas mayor exactitud te recomendamos la banda pectoral, de hecho ciertos dispositivos de medición óptica también tienen posibilidad de adquirir una banda pectoral para mayor exactitud en las mediciones.

Según esta clasificación, tenemos tres tipos principales de pulsómetros en el mercado:

  • Relojes inteligentes (smartwatch). Se trata de aparatos multifunción cuya una de las cuales puede ser la de medición óptica de pulsaciones. Se conectan con tu teléfono inteligente (smartphone) para recibir notificaciones de diferentes aplicaciones de las que sean compatibles.
  • Pulseras de actividad (smartband). Se tratan de dispositivos más sencillos y más pequeños. Monitoriza toda tu actividad las 24 horas del día incluso la de tu sueño. Para consultar toda la información que recogen es necesario vincularlos con un teléfono inteligente (smartphone). Están más enfocados a la actividad física y a conseguir hábitos saludables. El control de pulsaciones se realiza a través medición óptica.
  • Pulsómetros. La función principal del dispositivo es la de medir las pulsaciones. Están totalmente diseñados para el deporte. En función de la marca y el modelo se vinculan a tu teléfono inteligente (smartphone) y pueden ser de medición óptica o por banda pectoral, incluso pueden contener las dos formas de medición.

Hoy en día es bastante difícil diferenciar entre los smartwatch y los pulsómetros, los unos se entremezclan con los otros debido a que comparten muchas características y funciones. No es raro encontrar relojes inteligentes con funciones atribuidas tradicionalmente a los pulsómetros y viceversa. Aún así nosotros los clasificaremos de forma separada, se supone que la característica principal de los pulsómetros es la de medir la frecuencia cardiaca y en los relojes inteligentes es una característica más. Eso no quiere decir que dichas características no principales no lo realicen de forma adecuada en ninguno de los dos dispositivos.

¿Qué pulsómetro recomendamos nosotros?

Esta es una opinión muy personal, en función de tus necesidades tendrás que utilizar unos modelos u otros. Si lo que quieres es iniciarte en la actividad física o te interesa una monitorización de tu día a día, lo más recomendable es una pulsera de actividad. Por el contrario, si lo que quieres es usarlo únicamente para hacer deporte y necesitas una medición exacta, nosotros te recomendaremos un pulsómetro de banda pectoral, si no necesitas tanta exactitud con una smartband tendrás suficiente. Pero si eres de los que te gustan la tecnología y todo tipo de datos, te recomendaremos un smartwatch. Hay modelos que incluso tienen la opción de adquirir aparte una banda pectoral, una opción bastante interesante si eres de estos últimos y además quieres datos más exactos.

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.